Inicio Lo Básico Diferencias entre el Cáñamo y el Cannabis

Diferencias entre el Cáñamo y el Cannabis

por CBD México

El cáñamo y el cannabis se suelen confundir, en este artículo veremos las diferencias entre el Cáñamo y el Cannabis. Aunque tienen toda una serie de aplicaciones distintas y el potencial de cambiar el mundo de la medicina y la industria, ambos tienen el mismo origen.

¿Tienes dudas sobre la diferencia entre el cáñamo y el cannabis? ¡No te preocupes! Aquí te lo explicamos todo, para que puedas explorar fácilmente la gran variedad de contenidos y productos relacionados con el cáñamo y la marihuana.

¿QUÉ ES EL CÁÑAMO?

El cáñamo es una variedad de la especie «Cannabis sativa» y podría decirse que es una de las plantas más importantes cultivadas por la humanidad. El uso de esta planta se remonta a hace unos 10.000 años, y sirve para numerosos propósitos: como fuente de alimento para humanos y ganado, y para hacer un sinfín de cosas (desde tejidos y papel, hasta materiales de construcción). Los emperadores chinos ya mencionaron el cáñamo y su utilidad hace unos 6000 años. E incluso la Declaración de Independencia de los Estados Unidos fue redactada en papel de cáñamo (aunque la versión final fue escrita en un pergamino de piel).

Pese a formar parte de la especie “Cannabis sativa”, el cáñamo no puede consumirse como droga recreativa, ya que solo contiene cantidades mínimas de THC (el compuesto del cannabis que provoca el colocón). Sin embargo, el cáñamo contiene una buena cantidad de CBD y otros cannabinoides, y hoy en día se usa para hacer productos y suplementos de CBD.

Las semillas de cáñamo tienen un gran valor nutricional y se consideran un «superalimento». Son ricas en grasas saludables y ácidos grasos esenciales, así como en proteínas, vitamina E, aminoácidos, minerales y otros nutrientes valiosos.

¿QUÉ ES EL CANNABIS?

Aquí es donde la cosa empieza a volverse un poco más confusa. A diferencia del cáñamo, el término «cannabis» es más polivalente, ya que básicamente puede usarse para describir cualquier planta o producto del género Cannabis. Así que tanto el cáñamo como la marihuana son un tipo de cannabis, pero la palabra «marihuana» se usa para describir tipos de cannabis con niveles considerables de THC.

Hoy en día se usa el término marihuana o cannabis para referirse a la hierba, así que podrías oír ambos términos indistintamente. A veces también se describe como cannabis recreativo, para indicar el perfil psicoactivo de una determinada cepa.

En general, si oyes o lees las palabras cáñamo y cannabis usadas para distinguir dos tipos de plantas/productos, puedes asumir que el cannabis en cuestión tiene un perfil cannabinoide más diverso y probablemente contenga THC. En cambio, si el término «Cannabis sativa» se usa indistintamente con el cáñamo, lo más probable es que indique la taxonomía de la planta.

Técnicamente, el género Cannabis puede dividirse en tres especies o subespecies: C. sativa, C. indica y C. ruderalis. La marihuana, o cannabis para consumo recreativo, puede contener proporciones variables de las tres (sub)especies; mientras que el cáñamo deriva exclusivamente del Cannabis sativa.

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE CÁÑAMO Y CANNABIS?

En pocas palabras, la principal diferencia entre cáñamo y cannabis es que el primero contiene cantidades insignificantes de THC (permitidas legalmente). Para que una planta sea clasificada legalmente como cáñamo, debe tener un contenido de THC inferior a un límite determinado. Más allá de esto, es importante entender que el cáñamo no es una especie diferente de cannabis. Las diferencias se hallan en la composición química, el cultivo, las aplicaciones industriales y la legalidad.

GENÉTICA, COMPOSICIÓN QUÍMICA Y THC

Para ser más concretos, las plantas de «Cannabis sativa» deben contener menos de un 0,2% de THC en peso seco para ser clasificadas como cáñamo industrial, en la mayor parte de Europa. Este límite es ligeramente superior en los EE.UU., con un 0,3% de THC. Aunque algunos países están empezando a legalizar y regular el mercado de cannabis, el THC sigue siendo una droga ilegal según casi todos los tratados relacionados con las drogas.

Hasta la fecha se han identificado cientos de compuestos químicos en la especie Cannabis sativa. Aunque el cáñamo contenga mucho menos THC que el cannabis recreativo, contiene muchos de los cannabinoides presentes en el cannabis, como CBD, CBC y CBDA. El cáñamo también contiene la mayoría de compuestos aromáticos (terpenos) del cannabis, así como flavonoides, hidrocarburos, ácidos grasos y fenoles en diversas concentraciones.

Aunque el cáñamo lleva usándose desde hace tiempo para aprovechar sus fibras y semillas, sus niveles relativamente altos de CBD lo convierten en el cultivo perfecto para producir aceite y suplementos de CBD legales y de alta calidad.

APARIENCIA

La típica planta de marihuana tiene un aspecto muy diferente a la planta de cáñamo. La marihuana suele tener hojas más anchas y cogollos más densos y resinosos, rodeados de pequeños pelos (pistilos). Las plantas de cáñamo cultivadas por sus semillas producen menos resina, y los cogollos probablemente serán más pequeños y menos compactos.

El cáñamo muestra las típicas características del Cannabis sativa, incluyendo hojas más largas y delgadas y tallos fibrosos. En comparación con una planta de marihuana (que puede ser bastante frondosa y robusta), la planta de cáñamo es más delgada, con menos ramas y follaje.

En los cultivos a gran escala, donde se cultivan muchas plantas juntas, la planta de cáñamo puede tener un único tallo grande. Las variedades de cáñamo cultivadas para obtener fibra y semillas pueden ser bastante altas, alcanzando alturas de 5-6 metros.

SEXO DE LA PLANTA

Una de las principales falsas ideas sobre el cáñamo, aparte de la creencia de que es una especie diferente de cannabis, es que todas las plantas de cáñamo son masculinas. Pero esto es incorrecto.

Las plantas de cáñamo, así como cualquier otra planta de cannabis, puede ser femeninas o masculinas. Pero solo las hembras desarrollan flores (cogollos), mientras que los machos producen saquitos de polen. Cuando se cultivan cerca, los machos pueden polinizar a las hembras, causando que produzcan semillas.

USOS

Hay buenos motivos por los que el cáñamo ha sido una de las plantas más preciadas y prolíficas jamás cultivadas. Esta planta ha sido muy valiosa a lo largo de la historia por su diversidad de usos; básicamente, todas las partes de la planta tienen alguna utilidad.

Durante bastante tiempo, el cáñamo fue la planta elegida para producir fibras para confeccionar ropa y otros tejidos. En los siglos anteriores a la invención de las fibras sintéticas, el cáñamo también se usaba para hacer velas de barco y cuerdas resistentes. Las fibras de cáñamo hechas con el tallo de la planta son una de las fibras naturales más fuertes que existen.

Las semillas de cáñamo siguen ganando adeptos, al considerarse un «superalimento». Dado su alto valor nutritivo, los bioquímicos incluso sugieren que estas semillas podrían ser una respuesta al hambre en el mundo y a los problemas de malnutrición.

En los últimos años, la ciencia ha estudiado los cannabinoides y sus posibles beneficios, obteniendo resultados prometedores. Los productos de belleza y de cuidado de la piel a base de cáñamo están de moda, junto con los productos de CBD, haciendo que el cáñamo cobre cierto protagonismo.

El cáñamo vuelve a considerarse un material versátil para usar en la construcción. La mayoría de componentes de esta planta, incluyendo la fibra y los aceites hechos de cáñamo, pueden ser utilizados por los constructores.

ACEITE DE CANNABIS VS. ACEITE DE CÁÑAMO VS. ACEITE DE CBD

Los productos hechos de cáñamo están disponibles en muchos lugares. Entre los más populares están los aceites de CBD y los aceites de cáñamo. Pero, a veces, la gran variedad de productos en el mercado puede resultar confusa para los consumidores. Una de las dudas más frecuentes es cuál es la diferencia entre el aceite de cannabis, el aceite de cáñamo y el aceite de CBD. Entonces, ¿en qué se diferencian estos aceites?

ACEITE DE CANNABIS

El aceite de cannabis (también llamado «aceite de hachís», «aceite de THC» o «aceite de Rick Simpson») se elabora a partir de los cogollos de la planta de marihuana. Al igual que el cannabis recreativo, contiene THC y genera un colocón. En la mayoría de países, el aceite de cannabis tiene el mismo estatus legal que la marihuana y no puede adquirirse legalmente.

ACEITE DE CÁÑAMO

El aceite de cáñamo (o aceite de semillas de cáñamo) se produce a partir de las semillas de cáñamo y no contiene cannabinoides, pero esto no significa que no tenga ningún valor. ¡Al contrario! El aceite de cáñamo ofrece todas las ventajas nutricionales de las semillas de cáñamo, y se utiliza en la cocina y en la preparación de alimentos saludables.

ACEITE DE CBD

El CBD contenido en este aceite se obtiene a partir del cáñamo. El aceite de CBD contiene cannabidiol (CBD), y cantidades nulas o mínimas de THC. Por tanto, no produce ningún colocón. Algunos aceites de CBD contienen cannabidiol puro (CBD aislado) disuelto en un aceite portador (como aceite de oliva, de cáñamo, de coco o de palma). Por otro lado, los aceites de CBD de espectro completo contienen una mezcla de cannabinoides, terpenos y otros fitoquímicos beneficiosos junto con los aceites portadores mencionados.

Artículos Relacionados

Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Asumimos que estas deacuerdo, pero siempre puedes cambiar de opinión. Aceptar Leer Más